Por: Juan Alberto Rodríguez

Para que no cruces la doble línea amarilla en el tránsito, también para que no cierres un carril que no te corresponde, se construye un muro que en la mayoría de los casos convierte en callejón el tramo de la vía donde es colocado, disminuyendo por demás su espacio transversal, provocando un aumento en las condiciones de riesgo de accidente.

Publicado en Santo Domingo Este