Ramón Cabrera y las conmovedoras palabras de un alma desgarrada por pérdida de su madre Destacado

Sábado, 08 Septiembre 2018 13:57 Escrito por  Publicado en Opiniones
Valorar este artículo
(0 votos)

He leído y oído, cientos y cientos de veces, que el dolor más grande que experimenta el ALMA, es el dolor indescriptible que siente una madre por la pérdida de un hijo. Eso es así porque ningún ser humano que no tenga la condición de ser madre, puede amar más y mejor a sus hijos que ella misma. Nadie absolutamente nadie nos quiere como ella.

Los hijos no aquilatamos a saber cuánto es ese amor. Sin darnos cuenta las madres nos van llenando el alma de su amor; sólo sabemos de qué dimensión es, cuando se produce su fallecimiento, porque entonces, de inmediato se nos VACÍA EL ALMA, como cuando un tubo plástico está lleno de aire y recibe un pinchazo; es tan grade el vacío, que nadie lo puede llenar.

Desde el momento de la muerte hasta su sepultura, es sumamente importante no estar solo, es importante la compañía y la solidaridad para el consuelo.

Mi madre Juana Socorro falleció y no pudo evitar dejarme el alma destrozada. Gracias a todos los amigos y amigas, allegados y relacionados, que aliviaron mi tristeza, con su presencia, así también a los que me llamaron o me escribieron.

Mil gracias,

Ramón Cabrera

Modificado por última vez el Sábado, 08 Septiembre 2018 14:11