María Gallard diputada

Si en verdad lo esperas…, ¡Aquí lo tienes!

Wednesday, 27 March 2019 21:20 Written by  Published in Opiniones

Por: Alejandro Martínez

Cada vez que se acerca un proceso electoral se nos presenta un menú de candidatos que reúnen diversos tipos de condiciones que les adornan; algunos son empresarios exitosos que optan entrar al ruedo político con ímpetu y gallardía, con el propósito de elevar su perfil y poder penetrar a las más altas esferas de poder. Otros, dirigentes que vienen de clase media, que han madurado toda una carrera política escalando peldaño a peldaño y compartiendo el avatar, pandemónium y sinsabores que padecen sus comunidades en el quehacer cotidiano. Toda una gama de figuras jóvenes y de larga data hacen galas de sus dotes tratando de concitar el favor popular.

Los que muchas veces no están preparados para escudriñar y poner la lupa en el candidato, son los votantes; somos muy receptivos y en muchos casos ingenuos y nos dejamos llevar de los cantos de sirena que luego nos causan tanto pesar durante cuatro años. Parece que nos agarran de sorpresa o nos ponen el dedo en las llagas de nuestras necesidades y nos duermen con una destreza pasmosa. Es por eso que, a la hora de elegir, debemos encender el foco en nuestros cerebros, poner una lupa de gran dimensión que nos permita poder dilucidar por dentro y por fuera al candidato que nos va a representar durante cuatro años.

El oro, sólo es un metal precioso cuando ha sido sometido a las pruebas de rigor, que penetran en su interior dejando de manifiesto su grado de pureza. Por eso debemos elegir dirigentes probados, aquellos que sometidos al acoso de las tentaciones y diatribas de valoración publica, han salido por la puerta grande.

Hombres que como el Dr. German Peña Guadalupe han sentado cátedras de gerencia, capacidad y pudor al frente de la cosa pública. La valoración entre sus congéneres ha captado los más altos lugares de apreciación y elogios que lo catapultan a ser una figura cimera para dirigir los destinos de nuestro municipio.

Nos quejamos de los que nos faltan, cuando confiamos en ellos, durante cuatro años y el tiempo se nos hace largo y tortuoso en la espera para otra opción. Por eso es que debemos ser cautos a la hora de elegir; -las pequeñas cosas que puedan enamorar tu voluntad electoral pueden convertirse en episodios de grandes pesadillas.

Si en verdad amas tu municipio, tu comunidad, tu barrio y tu familia vota por quien te valorara a ti por cuatro años, no por un día; vota por German Peña Guadalupe, vota por alguien probado como el oro, por alguien que te mira a los ojos y no te miente.

German Peña: ¡Quien no vende sus principios!, símbolo de honestidad y decoro.

Last modified on Wednesday, 27 March 2019 21:30