Presidente Medina y legisladores cumple con voto Ley Sustantiva al observar Ley Loma Miranda.

Jueves, 04 Septiembre 2014 10:54 Escrito por  Publicado en Panorámica Jurídica de Gonzalo Ramírez
Valorar este artículo
(0 votos)

La decisión del mandatario dominicano, Lic. Danilo Medina, de observar la ley que declaró Loma Miranda como Parque Nacional y la decisión de los legisladores de acoger dichas observaciones, se circunscriben estrictamente dentro del  marco constitucional dominicano y han sido adoptadas por el presidente y por los congresistas en sus calidades de legítimos representantes del pueblo dominicano.

Yo era partidario de que el mandatario promulgara la referida ley, conforme el interés y clamor de los más amplios sectores del pueblo dominicano, que es el único soberano, del que emanan todos los poderes del Estado, sin embargo, entiendo que en su calidad de soberano, el pueblo dominicano otorga amplios poderes al ejecutivo y a los legisladores para que lo represente y que en virtud de los referidos poderes otorgados por el soberano, el Presidente Medina ejerció la facultad constitucional de observar la indicada ley, amparado en el artículo 102 de la Constitución y los legisladores ejercieron su facultad constitucional de acoger como buenas y válidas las observaciones del ejecutivo.

La observación de la ley, a la luz de las disposiciones del artículo 102 de la Constitución y la posterior aceptación de las observaciones por parte de los legisladores, han sido decisiones adoptadas por el mismo pueblo soberano, mediante los mecanismos de representación que establece la Constitución. 

En una democracia como la existente en República Dominicana, el voto y las opiniones disidentes tienen garantizados su espacio, por lo que todo dominicano tiene el legítimo derecho de disentir de las medidas adoptadas por sus legítimos representantes, pero igualmente, todo dominicano está en el deber de respetarlas y garantizarlas, independientemente de que esté o no de acuerdo con las mismas.

El mandatario Danilo Medina tenía en sus manos el  difícil y caliente deber de decidir entre dos opciones muy controversiales, ejerciendo su legítimo derecho constitucional de inclinarse por la que a su juicio resulta más favorable para el país, a sabiendas de que su decisión concitaría  el rechazo de amplios sectores de la población, por lo que entiendo que se trató de un trago bastante amargo para el mandatario.

Los gobernantes están llamados a tomar decisiones, que algunas agradan a unos y desagradan  a otros  y que  otras agradan a otros y desagradan  a unos, pero que nunca se debe de guillotinar a un mandatario por una decisión en particular que ha sido legítimamente adoptada, sobre todo cuando se trata de mandatarios que como el Presidente Medina siempre ha actuado de cara a los mejores intereses de la Nación.

Medina es el único gobernante dominicano que ha puesto sus oídos en el mismo corazón del pueblo, al asignar el 4 % del PIB a la educación, demanda que durante muchos años era reclamada infructuosamente por el pueblo dominicano.  Así mismo la valiente postura del mandatario en el caso Barrick Gold, quien asumió la firme defensa del interés nacional.

El mantenimiento de la estabilidad macroeconómica, la paz pública, la transparencia en la administración pública, entre otras múltiples medidas adoptadas en beneficio de la nación, demuestran que se trata de un mandatario que en sentido general actúa conforme a los mejores intereses del pueblo dominicano.

Santo Domingo, Rep. Dom.- 

Gonzalo Ramírez

Máster en Derecho Constitucional y Derechos Fundamentales. 

Modificado por última vez el Viernes, 04 Agosto 2017 20:33