Yomaira (Lucía) Medina presidente Cámara de Diputados ¿Nepotismo?

Lunes, 11 Julio 2016 18:03 Escrito por  Publicado en Panorámica Jurídica de Gonzalo Ramírez
Valorar este artículo
(0 votos)

El autor es experto en derecho constitucional y derechos fundamentales. 

La decisión del Comité Político del Partido de la Liberación dominicana, de proponer a Reinaldo Pared Pérez  y a Yomaira Medina, como presidentes del Senado y de la Cámara de Diputados, respectivamente, ha sido objeto de mezquinos y rechazables cuestionamientos, por parte de algunos, que pretenden descalificar a la diputada Medina, por el simple hecho de ser hermana del presidente Danilo Medina, desconociéndole  su legítimo derecho de presidir ese órgano legislativo, no obstante reconocerle sus cuantiosos méritos congresuales acumulados.  

Los cuestionamientos de los críticos de la referida propuesta, se mal fundamentan en el supuesto de que la venidera elección de Yomaira Medina, deviene en nepotismo, al supuestamente vulnerar el artículo 146 de la Constitución, la ley 41-08, de Función Pública y la ley 120-01, que instaura el Código de Ética del Servidor Público.

Para evidenciar la débil y desacertada objeción a Yomaira Medina, es preciso analizar los textos legales que a juicio de los objetantes, han sido transgredidos, entre ellos el  artículo 146 de la Constitución,  que dispone la sanción, conforme establece la ley,  de todo aquel que incurra en la sustracción para el provecho personal de fondos públicos u obtenga provechos económicos, prevaliéndose de sus funciones dentro de los organismos del Estado, sus dependencias e instituciones económicas. Establece igualmente que serán sancionadas las personas que hayan proporcionado ventajas a sus asociados, familiares, allegados, amigos o relacionados. 

Como se puede apreciar con evidente claridad meridiana, se trata de una disposición constitucional inaplicable en el caso de la especie, toda vez que la legítima propuesta del partido oficialista y la inminente decisión de la Cámara de Diputados, de seleccionar a Yomaira Medina como su presidente, ni siquiera por asomo contravienen el indicado texto constitucional. 

Otra disposición legal supuestamente vulnerada, es el artículo 80, numeral 15, de la Ley 41-08, de Función Pública, que prohíbe a los servidores públicos, “Prestar servicios en la misma institución que su cónyuge y quienes estén unidos por lazos de consanguinidad o afinidad hasta el segundo grado inclusive, cuando tuvieran relación de jerarquía”. 

No es necesario ser un experto en la materia, para apreciar con una simple lectura,  que también tal disposición legal resulta inaplicable en el caso que nos ocupa, ya que al ser favorecida por la propuesta de su partido y una vez que dicha propuesta sea aprobada por sus colegas, Yomaira Medina presidirá  una de las cámaras del poder legislativo, que es el primer poder del Estado, en tanto que su hermano, Danilo Medina, preside el poder ejecutivo, que es el segundo poder del Estado. Se trata de dos poderes distintos e independientes uno del otro, debiendo actuar cada uno con total independencia de criterios,  por disposición de nuestra carta magna. 

La ley 120-01, que instaura el Código de Ética del Servidor Público, en su artículo 8, letra p, prohíbe a los servidores públicos “Promover y propiciar el nepotismo en las oficinas del Estado, favoreciendo y protegiendo a sus parientes y amigos en los cargos y negocios de la institución”. Esta disposición tampoco ha sido transgredida por Danilo Medina ni por el Comité Político de su partido, 

Es importante destacar que la función pública que desempeña Yomaira Medina, no le ha sido concedida por pariente alguno, sino que emana del soberano pueblo dominicano, específicamente de su amado pueblo San Juan de la Maguana, que a la luz del artículo 2 de la Constitución Dominicana, la ha seleccionado de manera libre y voluntaria, en los últimos procesos electorales, como su leal,  fiel y eficiente representante ante el Congreso Nacional, donde igualmente ha recibido el constante respaldo de sus colegas congresistas, al promoverla al cargo de Vicepresidente de la Cámara Baja, función que ha desempeñado eficientemente y sin cuestionamientos, durante toda una década, al ser reelecta en cada legislatura, con el mayoritario, amplio e incuestionable respaldo de sus colegas. 

Cabe destacar igualmente, que la decisión de proponer a Yomaira Medina, para que presida por un año la Cámara de Diputados,  no puede ser atribuida válidamente a Danilo Medina, sino que es el producto del consenso del Comité Político del PLD, órgano que dirige la línea política partidaria de esa organización, que actuando dentro del marco de sus atribuciones estatutarias, ha instruido a sus legisladores, para que realicen la más acertada escogencia de sus directivos. La participación de Danilo Medina en la referida decisión, se produce en su legítima calidad de dirigente y líder de una organización partidaria y no en su calidad de servidor público, por lo que cualquier actuación suya en su primera calidad, resulta inobjetable e incuestionable, al no atentar contra los mal  invocados textos legales, dado que su actuación no se ha producido en su calidad de servidor público.  

Ha sido fácil convertir en cenizas, por improcedentes, mal fundadas y carentes de sustento jurídico, las objeciones descalificadoras e injustificadas, contra la próxima presidente de los diputados, quedando demostrada la inexistencia del mal llamado nepotismo atribuido al Presidente Danilo Medina.  

Yomaira Medina, es una noble dama y legisladora que durante los últimos diez años se ha desempeñado con eficiencia y estricto apego al más ético proceder, como Vicepresidente de la Cámara Baja,  por lo que ha sido y es merecedora de los veintisiete mil quinientos noventa y nueve votos de confianza otorgados por los moradores de su amada provincia, el pasado 15 de mayo; el nuevo voto de confianza que recién  le ha otorgado su partido y el voto de confianza que le otorgarán sus colegas, el próximo 16 de agosto, cuando finalmente será  electa como digna rectora de la Cámara de Diputados.   

El autor es experto en derecho constitucional y derechos fundamentales. 

Santo Domingo, R. Dom. 

 

Modificado por última vez el Viernes, 04 Agosto 2017 20:29