Los muros: alternativas infuncionales ante la búsqueda de soluciones sociales Destacado

Jueves, 20 Septiembre 2018 14:45 Escrito por  Publicado en Santo Domingo Este
Valorar este artículo
(0 votos)

Por: Juan Alberto Rodríguez

Para que no cruces la doble línea amarilla en el tránsito, también para que no cierres un carril que no te corresponde, se construye un muro que en la mayoría de los casos convierte en callejón el tramo de la vía donde es colocado, disminuyendo por demás su espacio transversal, provocando un aumento en las condiciones de riesgo de accidente.

Cuando se quiere ocultar por su pobreza, el entorno de un barrio marginado, edificamos el muro de la vergüenza, formalizando materialmente las condiciones de marginalidad de la sociedad no favorecida con el cacareado crecimiento económico del país.

Para evitar que los motoristas imprudentes ocupen las rampas reservadas para personas especiales, colocamos tubos que impiden la utilidad para la que fue creada.

El constante crecimiento de la delincuencia nos ha convertido en presos domiciliarios con la construcción de muros en las casas o propiedades, impidiendo la evacuación rápida de su interior en caso de emergencias por enfermedad, desastres naturales o accidentales.

Para evitar el trasiego de personas ilegales y el tráfico del contrabando de mercancías, queremos construir un muro en la única frontera terrestre que tiene el país.

Los desbordamientos de los ríos se contienen y controlan con los muros de gaviones, pero en ocasiones los procesos constructivos y/o diseños improvisados dan lugar a accidentes responsables de grandes pérdidas materiales y humanas, similar a lo ocurrido recientemente en Riito La Vega.

Olvidamos que para evitar construir el muro de los lamentos compuesto por los recuerdos de la potencialidad del país que no supimos valorar, tenemos que erigir el mayor, el más grande y efectivo muro, el único que sirve de contención de todos los males que nos mantienen estancados en el miserable espacio del subdesarrollo y la pobreza; nos referimos a la gran muralla que representa el respeto a nuestra Constitución, las leyes, los reglamentos que organizan el orden cívico y político del País, al igual que la observación al fortalecimiento de la institucionalidad del Estado Dominicano.

El mayor y más costoso obstáculo que tienen las autoridades correspondientes en la construcción y levantamiento exitoso de esta inmensa obra de concreto político, está en el compromiso y el deber de predicar con el ejemplo al que están obligados, para lograr instituirlo bajo la estructura del respeto y apoyo de la sociedad critica del país.

Modificado por última vez el Jueves, 20 Septiembre 2018 14:58