Orgulloso hijo derrama diluvio de amor, halagos y admiración en carta a su reina madre Destacado

Jueves, 07 Noviembre 2019 18:58 Escrito por  Publicado en Sociales y arte
Valorar este artículo
(0 votos)
La licenciada Ana Cristina Guerrero, junto a su hijo Eduard Mancebo La licenciada Ana Cristina Guerrero, junto a su hijo Eduard Mancebo

A siete días de la conmemoración de su natalicio, la feliz madre Cristina Guerrero no ha logrado reponerse de la enorme alegría y felicidad que para la ocasión le reglaron sus familiares, amigos y compañeros de trabajo, quienes no escatimaron esfuerzos para halagarla y demostrarle todo el afecto y amor que se merece.

Henchido el corazón de insuperable satisfacción, Cristina Guerrero agradece todas las manifestaciones de cariño recibidas. Con los ojos brillosos, una radiante y una contagiosa sonrisa de felicidad, destaca y nos envía la delicada carta titulada “#paramireinamadre”, que le dedicó su hijo Edward Mancebo, publicada en Twitter y Facebook, en la que expresa todo su amor, respeto y admiración para su reina madre Cristina Guerrero.

A continuación, el texto íntegro de la destacada carta de amor de un hijo a su madre:

Carta para mi #reinamadre

Feliz Cumpleaños!!

Las palabras no son suficientes para tratar de describir el gran amor y admiración que siento por ti. Eres una mujer tan fuerte y bella, que parece mentira que me haya tocado la suerte de tenerte conmigo. Amo cuando sonríes, amo cuando me abrazas y sobre todo, amo cuando sé que estarás ahí para mí en cuanto te necesite.

Me has contado que tuviste errores, que te gustaría regresar el tiempo para poder ser mejor ¿pero sabes? Para mí no existe mayor perfección que tú cuando esbozas una sonrisa, que tú cuando me dices que me amas, que tú siendo mi mamá.

Te tocó una vida difícil, y aunque en ocasiones te sintieras derrotada, supiste seguir caminando en la vida. Quiero decirte que lo que tú has logrado, lo han logrado muy pocos. Tu valentía y firmeza incluso me hacen creer que no tienes problemas, aun cuando sé que sí. Tu voz me hace sentir tranquilo, tus consejos me hacen sentir seguro, tus abrazos me hacen sentir protegido… TÚ, me haces sentir el hijo más afortunado del mundo.

Has vivido más que yo, y es por eso que me cuidas y procuras tanto, es por eso que intentas en mayor medida el que vaya por un buen camino y poder cumplir mis propias metas. Es perfecto el equilibrio entre cuidado y libertad que tú me brindas. Gracias por la confianza, porque aunque he llegado a defraudarte, no dejas de creer en mí.

Te pido disculpas por las veces que te he causado dolores de cabeza, las ocasiones en que he llegado a ser grosero o pude ofenderte sin quererlo. Perdón si he tomado decisiones que no te parecías las adecuadas y aun así me hiciste saber que cada vez que cayera estarías ahí para sostenerme. Gracias por extenderme tus brazos y escucharme cuando no paraba de derramar lágrimas, aun cuando eso te partía el corazón.

Sigue siendo una luchona, sigue siendo preciosa, sigue siendo tú. Hoy, como otros años, gracias a Dios por otro año de vida a la mujer más importante de mis días y de mi vida. Mamá, ¡Felicidades Mami!”.

Modificado por última vez el Viernes, 08 Noviembre 2019 12:00

Lo último de Redacción